Termotanques solares

En zonas rurales, donde no se cuenta con una red de gas, la opción más usada para calentar el agua son las garrafas. Sin embargo, existe otra alternativa, el termotanque solar. Este sistema utiliza la energía del sol (o energía solar térmica) para calentar el agua, es decir, el servicio es gratis, no contamina y tampoco hay manipulación ni consumo de combustible. Pero además del ahorro de combustible, y por lo tanto económico, el uso de la energía solar térmica le brinda a usted y a su familia una protección ante las constantes subidas del gas y la electricidad al reducir la dependencia energética proveniente del estado, además de reducir la emisión de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global, contribuyendo a una mayor limpieza del aire, previniendo así enfermedades respiratorias, y el costo de la instalación se amortiza a mediano plazo, dependiendo principalmente de la zona geográfica, en nuestro caso la Patagonia, y el tamaño de la instalación. A falta de un estudio más concreto, podemos considerar un tiempo medio de 3 años para la recuperación de la inversión. No obstante, la tendencia en alza del precio de la electricidad y del gas hace que los tiempos de recuperación de la inversión sean cada vez menores, es por ello que el uso de la energía solar para la obtención de agua caliente sanitaria ahorra aproximadamente un 75% de la energía convencional que actualmente usted consume para tal fin.

Los termotanques solares también se pueden instalar en combinación con sistemas de calentamiento convencionales como termotanques o calefones a gas. En viviendas a construir, un termotanque solar autónomo puede cubrir toda la demanda de agua caliente de los moradores. Si quiere cubrir la demanda de agua caliente sanitaria durante todo el año, deberá disponer de un sistema convencional de apoyo, electricidad o gas. Aquí, en la Patagonia, el problema radica en que la época de mayor demanda de agua caliente, el invierno, coincide con la temporada de menor radiación solar. Para no sobredimensionar la instalación solar, se puede disponer de un sistema de energía auxiliar o de apoyo para suplir ese déficit energético en los meses más fríos. Para el resto del año, el sistema convencional funcionará en momentos puntuales.